Minientrada

El día que se inventaron los besos a nadie le preocupó no saber hacia donde inclinar la cabeza.

Antes de que la gente supiera que los rostros se podían acercar, el amor eran dos manos que se sostenían con delicadeza presintiendo que algo hacía falta pero no sabiendo que. 

Pero ese día la noticia se esparció (de boca en boca) y dos parejas se encontraron en esquinas casi oscuras con manos que, sin ser obsoletas, ya no eran suficientes. 

Quien asegura que con el tiempo las cosas cambian seguramente no vio, en sus mejillas sonrojadas y en las miradas de reojo, el mismo anhelo de las parejas que ahora acercan sus labios en los tiempos que vinieron mucho después del día en el que se inventaron los besos.

Anuncios

Con Mesura

La primera vez que me quede sin palabras fue cuando llegó y me pidió que lo quisiera a medias. Se paro frente a mi, de brazos cruzados, con la camisa fuera del pantalón y los zapatos negros llenos de lodo seco y cuando no supe que contestar me pidió, una vez más, que lo quisiera a medias. 

El concepto me pareció insólito. ¿A medias? ¿Cómo se quiere a otra persona a medias?. Me sonrió y sentándose a mi lado me trató  de explicar que era mucha responsabilidad. Que nadie podía seguir por allí con su vida diaria sabiendo que otra persona le quería tanto, que no era sano. Que eso que yo albergaba dentro mío, esa pasión de la que tantas veces me había sentido tan orgullosa, era para el como un parásito, una sustancia tóxica, que le despertaba en la mitad de la noche con el pecho apretado. Que era demasiada responsabilidad, me repitió. 

Quise gritarle. Asegurarle que en alguna parte del mundo existía alguien que apreciaría el cariño que se me desbordaba cada vez que lo veía, la piel que se me erizaba cuando me comentaba cualquier bobería al oído y los “me recordó a ti” que le escribía en aquellos días que nos separábamos para que supiera que no había dejado de pensar en el. Quise gritárselo, golpearle el pecho y estar segura que algún día regresaría a mi entendiendo que se había equivocado.

Pero era el, la primera persona que yo quería así, y sus palabras me hicieron empezar a dudar: quizá tenía razón, quizá quería demasiado y querer con tal ímpetu no era normal y como yo no había querido antes no lo sabía. Quizá iba el a enseñarme que el amor se practica con mesura y no con arrebato y que lo que me salía a mi tan natural, por que creía que lo amaba, era tan solo un ejemplo más en la larga lista de cosas que estaban mal conmigo. Empezando por la decisión de enamorarme de alguien como el. 

Pero cuando me repitió una vez más que lo quisiera a medias, que no era que no me quería ver pero que no fuera tan intensa, tan volátil, tan insistente, que no fuera tan yo siempre, vi sus zapatos enlodados, su sonrisa nerviosa y su camisa descuadrada por lo que realmente eran: muestras de una vida que yo no quería. 

Al final me pare y le dije que no era yo propensa a hacer las cosas a medias y fue su turno para quedarse sin palabras.